¡Qué buen mole!

¡Qué buen mole!


Hay una gran cantidad de moles en México: negro, poblano, coloradito de, olla, pipián (sí, también es un tipo de mole), michoacano, verde, prieto… y la lista continúa. El estado de Puebla es quien se lleva el crédito del origen, aunque algunos asegurarán que es originario de Oaxaca. Pero sin duda, es uno de los platillos mexicanos más reconocidos a nivel mundial y gran parte de su asombro es por uno de sus múltiples ingredientes: el chocolate.

Pero bueno, después de este brevísimo contexto (no entraré en detalles de cómo se inventó, cuáles fueron las primeras manos atrás de tan extraña receta, en qué convento o qué monja se lleva el crédito… para eso está Google), mejor vámonos a Querétaro. Así es… leíste bien. Por ahora nos olvidaremos de Puebla y Oaxaca para probar el mole de otro lugar.

amealco-mole

En Amealco existe dos pequeñas localidades llamadas San Juan Dehedo y El Chamizal en donde todos los martes podrás disfrutar del mole verde o rojo especial del lugar en un evento que se llama… adivina… así es: ¡Martes de mole! Chile de ancho, mulato, pasas, nueces, almendras se unen para deleitar tus cincos sentidos. Mmm… mmmole. Y no importa el local, restaurante, puesto… todos son garantía. La única decisión importante que tendrás que tomar es: ¿verde o rojo?

Si todavía no te da hambre vete al Cerro de los Gallos en donde podrás practicar bici de montaña y disfrutar de la tranquilidad de la naturaleza. Sin duda quemarás suficientes calorías para ganarte ese bien merecido mole…

LosGallos

Categorías