Loreto y sus cuatro dimensiones

Loreto y sus cuatro dimensiones


Loreto es un oasis en medio de la nada. Aquí puedes desconectarte del mundo como en ningún otro sitio, es una ciudad de Baja California Sur entre el desierto, el Mar de Cortés y una sierra enigmática.

  1. La ciudad. De entrada, a pesar de contar con infraestructura de primer mundo, Loreto conserva el encanto de un pequeño pueblo pesquero, con plazas pintorescas, árboles frondosos y calles empedradas con galerías y restaurantes. Además puedes visitar las misiones que construyeron los jesuitas en este paraíso perdido.
  2. Las islas. Como en pocos sitios, desde Loreto puedes tomar un kayak y descubrir al menos cuatro islas, cada una con su propio encanto. La Isla del Carmen con sus playas tranquilas; la Isla Coronado para visitar a los lobos marinos; la Isla Danzante con sus acantilados majestuosos; y la Isla Catalana, un desierto rodeado de mar.
  3. La bahía de Loreto. Pocas cosas tan estimulantes como descansar con el mar de Cortés como postal. Ideal para recargar pilas y animarte a andar en kayak con toda la tranquilidad del mundo, practicar el surf, pescar o bucear entre arrecifes de coral. Lo mejor de todo es convivir con las especies marinas, desde pájaros bobo hasta ballenas.
  4. La Sierra la Giganta. En todo momento, esta cadena montañosa luce como fondo mientras estás en el mar. Si de por sí ya es una aventura, puedes practicar senderismo, ciclismo de montaña, rappel y visitas a cuevas. Pero además es transformador, gracias a las pinturas rupestres que puedes apreciar entre las formaciones rocosas. Sin duda, una experiencia trascendental.

¿Tu fiel amigo te acompaña a Loreto? No, él no… el otro, el de cuatro patas. Pues también hay lugar para él. No sólo podrá gozar de largos paseos en la sierra o refrescantes baños en el mar, en Hotel Oasis se recargará, al igual que tú, de energía. ¡Woof por eso!