El paste: una tradición de oro

El paste: una tradición de oro


Si estás pensando en visitar Hidalgo y no estás totalmente seguro, este platillo típico seguro te va a convencer.

El paste, un tradicional pan relleno, llegó al estado de Hidalgo en el siglo XIX en manos de unos ingleses, los cuales se instalaron en la región de Real del Monte para explotar las minas de oro y plata. El nombre “paste” viene del córnico “pasti”, en inglés “pasty”, que significa masa que envuelve carne o vegetales.

En la receta original el relleno es de papa y picadillo, pero poco a poco la gastronomía local se fue colando y ahora puedes probar pastes de mole verde, tinga, y hasta pastes dulces.

A la vista es muy similar a una empanada, pero el proceso de elaboración es un poco distinto: cuando se es fiel a la receta tradicional, el relleno del paste tiene que estar crudo al momento de ser envuelto, a diferencia de la empanada. El borde de masa lo suelen adornar como si fuera una trenza, un poco grueso, el cual no se comían los mineros ya que tenían las manos sucias y lo usaban para sujetar el pan.

El paste se ha arraigado tanto en la cultura hidalguense que en 2012 se inauguró un museo dedicado este plato. Al visitarlo, aprenderás mucho sobre su historia y tradición y, más importante, podrás degustar este pequeño manjar hecho en horno de tabique rojo siguiendo la receta original. ¡Buen provecho!

 

Categorías