El chocolate es el sustituto del amor

El chocolate es el sustituto del amor


O eso dicen por ahí. Yo, que me considero adicta al chocolate, no estoy de acuerdo con esta frase. Sin embargo sí siento un placer indescriptible cuando coloco un trozo de este supuesto afrodisiaco sobre mi lengua y siento cómo se derrite en un placer culposo (y la verdad, ni tan culposo).

Por lo mismo, cuando visité Uxmal no pude dejar de ir a Choco-Story, un museo dedicado al chocolate que recién abrió sus puertas en julio de 2014 y que forma parte de una red de museos con la misma temática ubicados en París, Brujas y Praga.

Esto fue lo que más me gustó:

  1. Que se encuentra en medio de un hermoso jardín botánico, en donde te maravillará la vegetación típica de la zona además de varios cacaoteros.
  2. Que viajas en el tiempo para ver cómo vivían los mayas en su época de esplendor recreando un entorno del pueblo maya. Incluso se llevan a cabo ceremonias típicas.
  3. Que te explican todo el proceso de la transformación del cacao al chocolate y su importancia en la historia de México.
  4. Que se prepara una bebida con receta ancestral, en donde tú escoges los ingredientes. ¡Y luego la pruebas!
  5. Que puedes convivir con los animales que son parte del museo: jaguar, monos araña, guacamaya, venado, y aprender sobre su cuidad y conservación.
  6. Pero lo mejor: ¡Que cuenta con una tiendita y chocolatería! Así pude comprar una gran reserva para mi consumo personal. (Incluso compré champú de chocolate).

¿Te gustó MUCHO este museo? Cuando estés en el DF no dejes de ir al Museo del Chocolate, MUCHO, que tiene la misma temática e invita a todos tus sentidos (sí, hasta al tacto) a disfrutar del chocolate. Ah, ¡también tiene chocolatería!

Categorías