El antes y después de visitar Xpujil

El antes y después de visitar Xpujil


Todas las personas deberían vivir la experiencia de adentrarse en una selva al menos una vez en la vida. Eso es lo que piensa uno después de conocer Xpujil, un paraje dentro de la reserva natural de Calakmul, en Campeche. Es el ejemplo perfecto para perderse entre una vegetación avasallante, contemplar de cerca la fauna local y vibrar con los sitios arqueológicos que te transportan al mundo maya.

La fuerza de la naturaleza

Antes: Piensas que este ecosistema salvaje es un mundo alejado de ti, algo que sólo puedes disfrutar en imágenes.

Después: Sabes que la selva no es para mirarse en fotografías, sino para experimentarse. Gracias a los paseos interpretativos que ofrecen los guías puedes sentir tus pasos en medio de una vegetación milenaria y el territorio de cientos de especies indomesticables. Una vez que saludas a los monos arañas que se asoman a tu paso y hueles el caoba realmente eres consciente del planeta que habitas.

Una experiencia fuera del tiempo

Antes: Crees que la civilización humana es tu computadora, tu televisión y tu automóvil.

Después: Cuando andas por los senderos en medio de la selva, entre los árboles alcanzas a ver los 17 grupos de edificios que dejaron los mayas en la zona. Ahí te das cuenta de que la civilización va más allá del día a día que te espera al volver a casa, es la magia de descubrirse como ser humano en medio de la naturaleza. Y por las noches ves el mismo cielo que miraron los mayas.