Vamos a acampar, pero deja la linterna

Vamos a acampar, pero deja la linterna


Muchos animales migran en México. ¿Quién no ha escuchado hablar de las mariposas monarcas que vienen desde Canadá refugiándose del frío en Michoacán? ¿O de la ballena gris que sigue un recorrido similar reproduciéndose en las costas de Baja California? ¿Y cómo olvidar a las golondrinas que cada primavera llega a Guanajuato?

Pues un pequeño animalito, pero no por pequeño menos espectacular, llega cada año a los bosques de coníferas de Tlaxcala a reproducirse: la luciérnaga. El mes más concurrido es julio, aunque su paso inicia desde junio y se extiende hasta agosto. Y, siendo verano, no podrás evitar una sensación de atemporalidad pues los árboles se llenarán de luces como si fuera Navidad.

luciernaga02

¿Y por qué brillan?, te preguntarás. Si quieres la versión científica, es porque al absorber oxígeno éste se combina con una sustancia química llamada luciferina, generando luz y calor. Si eres más romanticón, brillan más en esta época para atraer a la pareja y de esta forma reproducirse. Su luz puede ser amarillo claro, rojiza o verde pálido, justo como lucecitas de navidad.

Una vez que la madre deposita sus huevecillos en la corteza de los árboles, muere. Una luciérnaga es básicamente un escarabajo… ¡pero con alas!

luciernaga03

¿Sabías qué?

Además de este santuario, sólo existe otro en donde las luciérnagas se reproducen en estas cantidades. Está en Nueva Zelanda

Categorías