Cuernavaca por siempre

Cuernavaca por siempre


No es una moda reciente ni pasajera que la Ciudad de la Eterna Primavera sea un destino favorito para pasar fines de semana, vacaciones o incluso los últimos años de vida. Aquí algunos que nos abrieron camino…

Todos sabemos que la residencia oficial de Maximiliano y Carlota fue el Castillo de Chapultepec, lo que no todos saben es que su casa de verano se encontraba en Cuerna. Construida por el rico minero José de la Borda, pasó a ser hotel hasta que la rescatan los emperadores convirtiéndose en Palacio Real. Ahora el Jardín Borda es parte del Instituto de Cultura de Morelos, así que te podrás encontrar con exposiciones, eventos y, por supuesto, la belleza de los jardines.

Palacio de Cortés

En 1531 se instala Hernán Cortés en Cuernavaca en el palacio que mandara construir pocos años antes. De hecho, es la construcción civil que aún permanece en pie más antigua de México, y era una verdadera fortaleza ya que buscaba protegerse de ataques indios. La habitó hasta 1540, cuando regresa a España. Ahora conocido como el Museo Cuauhnáhuac, cuenta con una excelente colección de objetos relacionados con la historia del estado. ¡Ah, aquí también “vivió” José María Morelos y Pavón! Sólo que cuando él estuvo era cárcel.

Y no olvidemos al Caudillo del Sur: Emiliano Zapata que, aunque no nació ni vino a retirarse a Cuerna, podrás escaparte unas horas para hacer la Ruta Zapata. Cuatro son los imperdibles de la ruta: la casa donde nació, su cuartel de operaciones, la hacienda en donde lo traicionaron y ejecutaron; y el Palacio Municipal de Cuautla, en donde se expusieron sus restos para los incrédulos del 10 al 12 de abril de 1919. Consejo: si sigues este orden significa ir y venir innecesariamente; mejor vete parando conforme te convenga.

Categorías