Arena + Talco = Paraíso

Arena + Talco = Paraíso


¿Te encanta ir a la playa pero llegado el momento odias la arena en los pies? La solución es mucho más fácil de lo que crees: sólo necesitas talco de bebé y un cepillo de cerdas suaves (o, en su defecto, una toalla limpia). Espolvorea bien cubriendo toda la superficie (no olvides ponerte entre los dedos), y cepilla o frota con la toalla hasta que quedes libre de arena. ¡Facilísimo!

*También funciona en cualquier otra parte del cuerpo…

Categorías